La Proactividad en el trabajo

Seguro hemos escuchado hablar de la existencia de dos grupos de personas: los que actúan para que las cosas sucedan y los que se sientan a esperar que sucedan las cosas para actuar. Es decir, personas que son proactivas o reactivas.

Pero ser proactivo no significa tener un comportamiento impulsivo, eléctrico, super rápido, tampoco tener la agenda cargada de tareas cayendo en el activismo o la hiperactividad.  La proactividad es una actitud de control activo que nos lleva a anticipar los hechos, a asumir responsabilidad por las consecuencias y a estar listos para decidir ante cualquier circunstancia.

Para que este comportamiento sea posible, supone que hayamos realizado un trabajo interior previo en el que establecimos la escala de valores que regirán nuestras decisiones  y marcarán nuestra reacción ante determinados eventos y estímulos.  De manera que no nos movemos por la presión del medio o tomamos decisiones por las expectativas establecidas por otros, más bien realizamos un análisis rápido de la situación evaluando las circunstancias a favor y en contra e inclinándonos por la situación más conveniente y efectiva.

La proactividad es un concepto de psicología del trabajo y de las organizaciones definido como la actitud en la que el sujeto u organización asume el pleno control de su conducta de modo activo, lo que implica la toma de iniciativa en el desarrollo de acciones creativas y audaces para generar mejoras, haciendo prevalecer la libertad de elección sobre las circunstancias del contexto.

El concepto proactividad lo podemos encontrarlo desde la época de Aristóteles: “El hombre más poderoso es aquel que es totalmente dueño de sí mismo”, (Aristóteles, 384-322 a.C.).  Pero es Viktor Frankl, neurólogo y psiquiatra austriaco que sobrevivió a los campos de concentración nazis, quien utiliza el término en su libro “El hombre en busca de sentido” (1946).

Luego Stephen R. Covey presentará la proactividad como el primer hábito, en su libro “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva” (1989).

Como señalamos al inicio de esta reflexión nos encontramos con dos tipos de personas y por lo tanto dos tipos de trabajadores: los reactivos y los proactivos.

¿Cuáles acciones debo asumir para tener hábitos proactivos en el trabajo?

  • Utilice un lenguaje proactivo en todas sus interacciones

Reactivo vs proactivo-01

  • Asuma la responsabilidad para cumplir metas y objetivos.
  • Sea flexible y abierto a los cambios que puedan presentarse.
  • Ponga pasión a cada proyecto que asuma
  • Actúe con libertad y creatividad en la toma de decisiones

2 comentarios sobre “La Proactividad en el trabajo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s