Vivir en Libertad a través de la Verdad y el Amor

La semana pasada leíamos en el Evangelio según San Juan:

“Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres”. (8, 31-32)

       En la cita bíblica de referencia Jesús nos describe un proceso:

  • Creer en Jesús.- aceptarlo como Señor y Salvador rindiendo nuestro ser entero a Él, buscando agradarle en todo, dejándonos guiar por Él en cada paso que damos en nuestra vida.
  • Permanecer asiduos a la Palabra.- la lectura frecuente de la Palabra de Dios que interpela nuestras acciones y nuestro obrar.
  • Ser discípulo.- el discípulo convencido del valor y la verdad de las propuestas de su Maestro, se compromete a transmitir esas enseñanzas a través de su testimonio de vida.
  • Conocer la Verdad.- nadie dice “Jesús es Señor” si no es por influjo del Espíritu Santo. Es el Espíritu Santo quien nos conduce a la Verdad que es Jesús.
  • Ser libre.- es claro que la libertad de la que habla Jesús no podemos conseguirla por nosotros mismos, esa libertad viene dada por vivir en la Verdad que es Cristo, único Camino, Verdad y Vida.

A partir de esta lectura, reflexionaba sobre la necesidad que tenemos de libertad para ser felices y como, en la búsqueda de la felicidad, fabricamos imágenes de nosotros mismos y de los demás, pensando, sintiendo y diciendo lo que contribuye a esas imágenes y a nuestros esquemas que nos esclavizan.  Otras veces queremos protegernos de todo y de todos y nos hacemos ideas falsas de lo que debería ser, y en medio de esa realidad –ilusión– perdemos la dimensión de la auténtica felicidad que nos da el vivir en la verdad y por ende, en libertad.

Vivir en libertad conlleva asumir responsabilidad de los propios actos; implica coherencia, entre la doctrina que se predica y el estilo de vida que se asume.  La libertad cristiana es seguimiento de Cristo en el don de sí hasta el sacrificio de la cruz y pudiera parecer contradictorio, pero el Señor Jesús vivió la cumbre de su libertad en la cruz, a través de la entrega total por AMOR, y es que la libertad alcanza su plenitud cuando el motor de nuestra vida es el amor.

Decía San Agustín de Hipona: “Ama y haz lo que quieras. Si callas, callarás con amor; si gritas, gritarás con amor; si corriges, corregirás con amor; si perdonas, perdonarás con amor. Si tienes el amor arraigado en ti, ninguna otra cosa sino amor serán tus frutos”.

Pidamos la asistencia del Espíritu Santo para abrir nuestros corazones a la Verdad que nos lleva a amar en libertad y ser así, auténticos y transparentes, sin corazas y ni caretas, libres de mentiras y falsos compromisos.

Contemplemos en estos días del Triduo Pascual, a Cristo Crucificado y descubramos la grandeza de su amorosa entrega que nos ha ganado la auténtica Libertad.  Y que esa entrega nos mueva a ser verdaderos discípulos del Maestro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s