¿QUIÉN MOVERÁ LA LOSA?

Señor, tu amor ha sido más fuerte que todos los afanes que quisieron limitarte, incluso con la muerte y Tú has vencido el mal desde la paz y la paciencia, desde el dolor y el sufrimiento, desde el silencio y la constancia.  No hubo poder que te limitara, no pudieron los mercaderes de conciencias comprar tus convicciones, unas monedas de plata no sirvieron para comprar tu legado, las burlas y maltratos no pudieron menguar el poder de tu Espíritu.

Te llevaron a una tumba y se aseguraron de sellarla, creyeron que ahí reposarías, pero la piedra que limitaba la vida abundante quedó a un lado y ahora tu luz ilumina las oscuridades, da paso al aire nuevo y fresco, “el sol que nace de lo alto” penetra la cueva y echa fuera el temor, la incertidumbre y la angustia.

Quisieron acallarte y el silencio quedo atrás, resurgen voces de esperanza, de novedad y de asombro… es cierto, dijeron, se cumplió lo que había dicho: ¡¡¡Ha Resucitado!!!

Salen de prisa a compartir la Buena Nueva, la alegría supera el dolor y la angustia que han pasado, su corazón esta lleno de esperanza y gozo que no cabe, que no puede limitarse, todos los demás necesitan saber esta gran verdad que ahora anima la vida.

También nuestras losas se han movido permitiendo que fluya tu gracia, tu paz, tu luz.  Hemos de mover con tu ejemplo todo aquello que nos limita, las barreras de desigualdad social, los corazones heridos y empobrecidos a causa de tantas tristes experiencias vividas, la promesa del amor de Dios vencerá y esa confianza nos ayuda a liberarnos de nuestras parálisis, el Resucitado sigue obrando con poder en este mundo a través de nosotros.

Y todo es nuevo, ya no hay miedo pues tu presencia echa fuera todo temor, ya no hay oscuridad porque Tú alumbras nuestro sendero, ya no hay opresión pues, Tú eres la libertad, ya no hay camino incierto porque Tú, Señor, cual peregrino caminas a nuestro lado y haces que nos arda el corazón con tu presencia.

Ayer todo era confuso y estábamos tristes, hoy has despejado nuestras dudas y tenemos la certeza de tu presencia, de mil modos nos alientas a continuar cada día este camino de misericordia eterna que nos enseñas.

Sin la resurrección vana sería nuestra fe, la losa removida es el signo de una vida abierta a la inmensidad del amor y la gracia.

Preparémonos para vivir nuestro camino Pascual, 50 días llenos de apariciones, relatos, fe fortalecida.

¡¡¡Que este abrazo del Señor de la Vida nos alcance a todos!!!

¡¡¡Feliz Pascua de Resurrección!!!

Un comentario sobre “¿QUIÉN MOVERÁ LA LOSA?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s