Eucaristía: Encuentro de Amor

Un campesino de Ars llevaba largo rato delante del Sagrario. Pasó más de una hora, y el reverendo Vianney, el Santo Cura de Ars, se le acercó para preguntarle: 
¿Qué haces aquí tanto tiempo? 
Y el buen hombre le contestó: Yo le miro, Él me mira. Nada más.

Desde que conocí esta anécdota encontré sentido a la forma de encontrarme con Jesús Eucaristía en la exposición del Santísimo Sacramento… “El me mira y yo lo miro”, así siento su presencia amorosa en mi vida y en ese encuentro de amor compartimos nuestra intimidad, Él se interesa por mis asuntos (familia, amigos, trabajo, dificultades, alegrías, proyectos, anhelos y deseos) y yo encuentro un amigo real que pone atención a lo que pienso y siento y en ocasiones me confronta, pero sin mediar palabra se da ese diálogo interno en donde a través de la mirada intercambiamos pensamientos y siento su voz en lo más profundo de mi corazón.

Y que decir del consuelo, la paz, la plenitud que experimento en su presencia… “El me mira y yo lo miro” y ese momento con el Amado ha requerido de momentos previos de anhelo y deseos de ese encuentro, me preparo y reservo el tiempo para la cita, en paz me abandono ante su presencia, siempre prefiero no tener apuros y dedicar tiempo y espacio a este momento de reposo, reclinada en mi Señor y mi Dios.

Hemos tenido muchos encuentros y cada uno ha sido particular, cuanta sanación, paz y consuelo he encontrado en tu presencia y lo que mas valoro es esa suavidad de trato, la comprensión inmutable, no te sorprendes de nada ni me juzgas por nada, esa experiencia me ha dado la libertad de llegar a Ti en cualquier circunstancia, sabiendo que puedo expresar lo que siento y como lo siento, sin guardarme nada.

Pero no solo me acoges y me escuchas, también he podido experimentar tu presencia real en mi vida, haciéndote uno conmigo cada vez que recibo tu Cuerpo, recuerdo aquella vez en que te dije: “solo espero que en medio de este dolor te estés haciendo realmente uno conmigo” y a partir de ese momento comenzó mi sanación y pude liberar mi rencor, mi angustia, mi tristeza, la situación persistía en mi vida, pero ya no me sentía herida y el dolor se fue transformando en paz en el tiempo.

La Eucaristía, Sacramento instituido por Jesús, regalo de amor que es alimento para el camino, es acción de gracias y nos invita a vivir nuestra vida en ese agradecimiento permanente, conscientes de que todo es don y es Jesús quien nos enseña a donarnos.  La presencia del Señor en mi vida va más allá de la Misa y del Sagrario y a partir de ellos se transforman mis miradas, mis actitudes, mis acciones, me ayuda a encontrarme con quienes han perdido la esperanza, como yo un día estuve perdida y El me acogió y me curó.

Señor te haces alimento, pan y vino, por mi y deseas morar en mí.

¡Que mi vida se transforme en Eucaristía!

2 comentarios sobre “Eucaristía: Encuentro de Amor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s